KITEFOIL

Visto desde la distancia llama la atención. Visto de cerca es alucinante. Bajo los pies las sensaciones son indescriptibles. Sea cual sea el caso, lo cierto es que el kitefoil no deja indiferente a nadie. El kite del futuro ya está aquí y su expansión parece no saber de fronteras.

¿Un “juguete” apto para todos?  

Todos los que han dado o están dando el salto del kite al kitefoil, aseguran que para cogerle el “tranquillo” y desenvolverse con soltura, son necesarias unas cuantas sesiones (más o menos dependiendo de la pericia de cada uno). En la mayoría de los casos, se trata de aficionados con experiencia previa tanto con el twintip como con la tabla de surf. Tener por la mano este último tipo de tablas, facilita enormemente la transición al kitefoil, una disciplina en la que el reparto de pesos es la clave del éxito. Los que ya llevan más tiempo navegando con el foil, recomiendan encarecidamente practicar con la tabla de surf sin straps o con el pie trasero por delante del mismo, especialmente en condiciones de poco viento que nos obliguen a experimentar con el reparto de peso sobre la tabla. Y a la hora de practicar con el foil… ¡Hacer uso del casco y el chaleco!

Acerca de las condiciones

Aunque una de las grandes virtudes del foil, es la posibilidad de volar sobre el agua en condiciones de viento marginal, a la hora de iniciarse, se recomienda hacerlo con una intensidad de viento que nos permita mantener la cometa en una posición estable y centrarnos en lo que realmente nos interesa: aprender a equilibrar el peso del cuerpo y despegar la tabla del agua. Una cometa con un buen depower, viento lateral o ligeramente de mar a tierra y espacio suficiente para lanzar largos bordos, son los otros requisitos para nuestras primeras sesiones con el foil.

Cambio de chip

El principal escollo al que debemos hacer frente al pasar del kite al foil es la distribución del peso sobre la tabla. Si llevamos años navegando con tablas twintip lo normal será que tengamos ciertas dificultades a la hora de hacernos con el foil. Por el contrario, si la tabla de surf no tiene secretos para nosotros, este periodo de adaptación puede verse reducido sustancialmente. Antes de ponernos manos a la obra debemos tener claro que cargar el peso del cuerpo sobre el pie de popa equivale a hacerlo sobre el ala (algo nada conveniente por ejemplo a la hora de hacer el waterstart). Para salir del agua (waterstart) no es necesario dirigir la tabla en la dirección del viento, basta mantenerla al través con el peso sobre la pierna delantera. A partir del momento en que consigamos deslizarnos sobre el agua, sólo queda practicar sin tregua, realizando pequeñas variaciones respecto el peso del cuerpo y la posición de la cometa. El mejor consejo de los expertos: ¡No tener prisa en empezar a volar!

Promociones activas mes de abril.

-40% Colonias de Verano en el Mar 2020. Plazas limitadas

-50% en todos nuestros cursos y alquileres, promoción especial

Comparte este artículo...

Free WordPress Themes, Free Android Games